lunes, 26 de septiembre de 2016

MOSTOLES: CONSTRUCCIÓN COLECTIVA

El pasado sábado, de mañana, celebramos en Móstoles el Plenario de Círculos, los 6 activos que componen la organización de Podemos Móstoles.

Buen ambiente, rostros sonrientes, saludos con alegría después de algún tiempo sin vernos en camarilla y muchas ganas de compartir.

El tema a debatir eran las propuestas elaboradas de forma colectiva en una reunión anterior y que pretendemos hacer llegar a las distintas opciones que se han presentado al proceso de la Asamblea Ciudadana de la CAM.

Se procedió a la presentación del proceso abierto y sus calendarios de ejecución y se pasó a la exposición de las propuestas para su debate, corrección, aportaciones y final aprobación mediante votación directa.

He de decir que toda la sesión se desarrolló en un ambiente de enorme cordialidad y deferencia de unos a otros y de unas a otras, a pesar de juntarnos, como diría Serrat, "gentes de cien mil raleas".

Debatimos, expusimos nuestras discrepancias en algunas propuestas y nuestro acuerdo en otras, se defendieron diferentes visiones de los problemas o de las soluciones, votamos, acordamos, consensuamos, fuimos una sola inteligencia colectiva trabajando para el conjunto... Finalmente aprobamos un documento por unanimidad las cerca de 80 personas que participamos en una mañana de sábado en construir futuro.

El documento aprobado será, o habrá sido ya, enviado a las distintas opciones que se han presentado para que sus ideas puedan ser incorporadas a los que cada una de ellas, previsiblemente, elaboren.

En Móstoles queremos contribuir colectivamente y este es el camino que hemos decidido.

Para conocimiento general os dejo el documento, tal cual ha salido del horno. Recientito pues.


CON ORGANIZACIÓN, CON TRANSPARENCIA, CON IGUALDAD: PODEMOS

Desde el nacimiento de Podemos allá por enero de 2014 en el municipio de Móstoles hemos apostado firmemente por el cambio político, tanto en nuestro municipio como en la Comunidad de Madrid, sabiendo que lo territorial es punta de lanza para alcanzar el verdadero reto, el cambio en el Estado y la ruptura del régimen del 78. Durante estos más de dos años de Podemos Móstoles hemos adquirido una experiencia fundamental que nos ha permitido crecer continuamente como partido, con una organización innovadora en algunos aspectos y una continua actividad de los Círculos que componen el territorio de Móstoles así como un programa de formación permanente y una relación con la Candidatura de Unidad Popular intachable.
Con el aval que nos da nuestra experiencia desde la militancia de Móstoles creemos pertinente que nos pronunciemos en el proceso que se abre ahora en la Comunidad de Madrid para reelegir los documentos que han de marcar el devenir de Podemos en el futuro en nuestra región. No en vano Móstoles es la segunda ciudad en población de la Comunidad de Madrid, así como en inscritos de Podemos.
Con este fin nuestro planteamiento es el de poner en valor esta resolución, sin más intención de que los distintos proyectos que puedan concurrir con distintos documentos organizativos y políticos tengan a buen fin valorar nuestra experiencia y nuestras propuestas y añadirlas a los documentos en cuestión, es por ello que planteamos este texto como una resolución y una invitación al debate entre los distintos proyecto con la clara intención de poder diluir esta resolución en cuantos más proyectos mejor.
La metodología de trabajo para desarrollar estas propuestas que emanan de la militancia de Podemos Móstoles ha consistido en una reunión de trabajo donde evaluamos la situación de Podemos en la Comunidad de Madrid y dónde emitimos las distintas propuestas que la experiencia nos ha permitido construir de cara a un Podemos mejor para todas las personas inscritas y para toda la ciudadanía. Posteriormente celebramos una asamblea conjunta de nuestros seis Círculos para ratificarlas.
Las propuestas que se exponen a continuación pueden dividirse en tres bloques, a saber: Organización, Transparencia e Igualdad.
Organización:
Creemos que el siguiente Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid debe contar con la representación territorial de toda la región, teniendo como objetivo la descentralización y para ello proponemos que en la distribución territorial que se haga tenga en cuenta criterios demográficos y geográficos y que en estas unidades territoriales inferiores a la Comunidad de Madrid y supramunicipales que exista una figura orgánica elegida democráticamente que tenga voz dentro del Consejo Ciudadano Autonómico, así como derecho a asistencia. Sirviendo así esta figura como enlace y asegurando una comunicación fluida entre los distintos Círculos y Consejos Ciudadanos Municipales pertenecientes a dicha unidad territorial.
Así mismo cabe la posibilidad de que para aumentar la representación territorial y/o sectorial pudiera aumentarse el número de Consejeros y Consejeras que hasta la fecha se han elegido.
2
Consideramos que en los procesos electorales relacionados con el CCA, en ningún caso deben poder presentarse listas completas, es decir, que tengan tantas personas candidatas como puestos a cubrir.
Dentro de las funciones del próximo Consejo Ciudadano Autonómico (en adelante CCA) deberá ser imprescindible la rendición de cuentas del trabajo que las distintas consejeras y consejeros, así como secretarías o áreas de responsabilidad ejercen, esta además deberá hacerse respecto a un plan de trabajo presentado previamente también de manera obligatoria y para ello creemos útil la publicación de un boletín trimestral con la actividad desarrollada por las personas que compongan el órgano, sumado a encuentros presenciales que puedan dar fe del trabajo de las personas elegidas. Así mismo creemos que las personas que componen los órganos de Podemos, pueden tener más de un cargo interno o combinar este con un cargo representativo, aunque recomendamos que siempre exista un criterio responsable y sólo se asuman las responsabilidades que realmente se puedan realizar.
El CCA debe garantizar a los CCM el acceso a la base de inscritos de cada municipio, poniendo así fin a esa grave disfunción organizativa.
Creemos indispensable la creación de un área de supervisión que vele por que las decisiones tomadas por la Asamblea Ciudadana se lleven a cabo, que vigile y supervise el desarrollo de los documentos elegidos por la Asamblea Ciudadana e informe de los procesos de implantación de los mismos. Además, el nuevo CCA deberá contar con las competencias reales para convocar las plazas de renovación en caso de ser necesarias al producirse una dimisión, y debe hacer público el reglamento de cómo se realizarán esas sustituciones, así como de asegurarse el derecho a ejercer esta competencia recogida en los estatutos por los municipios.
En cuanto a los Círculos de Podemos, creemos que se debe trabajar la intercomunicación entre los mismos, para ello proponemos la creación de una base de datos accesible por los círculos validados y/o activos en la cual puedan encontrar la manera de comunicarse oficialmente con el resto de círculos. Así mismo se quiere poner en valor la figura de “Enlace de Organización” surgida del proceso de activación de círculos que creemos debe tener una mayor representación en los procesos que atañen a los círculos.
Los Círculos deben de tener un área específica dentro de la Formación, generando actividades propias y adaptadas al territorio que permita a los círculos formarse de manera interna, como expandirse, y de manera externa, sobre cuestiones argumentativas. Cabe también destacar la necesidad de formar a los círculos en cómo movilizar el voto o de cómo crear medios de comunicación propios, instando además a que se procure crear lo antes posible esos medios de comunicación propios. Debe existir un contacto permanente con la Secretaría de Formación autonómica y el Instituto 25M.
Dentro de las unidades territoriales supramunicipales contemplamos la posibilidad de que por cada una de ellas el CCA potencie la creación de un espacio de encuentro, creando una verdadera red de “Moradas”.
3
En lo referente a la Comisión de Garantías Democráticas creemos necesario que se establezcan unos plazos máximos para cada una de las gestiones, de igual manera creemos necesario que este órgano este compuesto por más personas electas por la Asamblea Ciudadana y que debe contar en su seno con un área específica de resolución de conflictos que evite que se congestione el órgano. Además, a la hora del proceso electoral para cubrir los puestos de la Comisión de Garantías Democráticas, pedimos que no puedan presentarse listas a este órgano y que las personas que aspiren a cubrir los puestos, se postulen de manera individual y no tengan relación con ninguna lista de las que se presenten al CCA.
Para fomentar la participación creemos necesario la emulación de espacios compartidos entre el CCA los CCM y los Círculos, así pues, las Secretarías y/o Áreas de Responsabilidad deberán contar con una imbricación territorial que cuente con las personas que deseen trabajar en el área. Así mismo queremos subrayar la importancia de las consultas periódicas a la Asamblea Ciudadana a través del portal de participación, sobre todo para aquellas cuestiones que afecten a la política de la Comunidad de Madrid. Cabe destacar en este espacio también la necesidad de Formación para la participación.
Transparencia:
Si bien podemos se consolida como el partido más transparente que existe en nuestro territorio nacional, las necesidades de seguir invirtiendo en este concepto son infinitas, ya que no hay un máximo de transparencia. En este sentido creemos que la información debe ser fácilmente accesible para cualquier persona que desee obtenerla, tanto las actas como las cuentas deben alojarse en la página web de manera sistemática.
Dentro de la transparencia encontramos un escollo que los principales indicadores que miden este concepto rebaja la nota que obtiene Podemos, y es el tema de las contrataciones. Desde nuestro punto de vista entendemos la necesidad de que exista personal liberado trabajando para el partido en sus distintos órganos territoriales, pero lo cierto es que a día de hoy no es posible encontrar información sobre cuantas personas se encuentran liberadas por Podemos en la Comunidad de Madrid, y mucho menos de los procesos que haya habido para dichas contrataciones. Por ello proponemos que: Al ser contratado por Podemos, la persona empleada acepta que su nombre figure en una base de datos pública con su sueldo y su condición y que los procesos de selección sean abiertos y públicos, presentados en fecha y difundidos correctamente para que toda persona inscrita en Podemos que reúna las cualidades necesarias para el puesto pueda optar al mismo, habilitando en el proceso los criterios de selección.
En lo referente a la financiación del partido, creemos necesario saber cuánto ingresa cada órgano y cómo se utiliza ese dinero, subrayando la importancia de tener una sección actualizada sistemáticamente en la página web de Podemos en la Comunidad de Madrid. En este sentido creemos que los ingresos que tenga Podemos en la Comunidad de Madrid deben de ser repartidos, al menos en parte, entre los distintos territorios pudiendo cubrir las necesidades de Círculos y Consejos Ciudadanos Municipales, así mismo, en caso de que un municipio tenga Sede, debería poder usar la cuenta bancaría en manos del CCM para poder
4
financiar proyectos de los círculos del territorio, permitiendo el uso de cuentas diferenciadas según sean ingresos propios del municipio o procedentes de la organización.
Igualdad:
Creemos firmemente que, pese a las dificultades, Podemos es un espacio feminista y de feminización de la vida pública que por ello la búsqueda y la consecución de la igualdad es un esfuerzo que solo cesará en el momento en que tengamos una sociedad realmente igualitaria. En este sentido proponemos que en primer lugar el área de Igualdad se constituya como una Secretaría del CCA. Así mismo creemos, una vez más, necesaria la Formación en este sentido, orientada a varios niveles: Formación de empoderamiento femenino, Formación Feminista para Círculos y CCM, Formación específica para los cargos. Consideramos ineludible la defensa de los derechos del colectivo LGTBI.
Creemos que la llamada “lista cremallera” debe mantenerse, y se mantenga la norma de 60/40 como criterio máximo de corrección. Imprescindible en este apartado es mencionar la conciliación familiar, generando espacios infantiles en las Sedes de Podemos y procurando adaptar horarios y formas a la realidad de la maternidad.
Recalcar la igualdad en el sentido de movilidad, siendo siempre las Sedes de Podemos espacios accesibles para todas las personas, contemplando también la accesibilidad para personas invidentes o la presencia de intérpretes de lenguaje de signos cuando fuere necesario, así como obligar a que cada edificio público lo sea.
Por último no podemos obviar la responsabilidad política que debe tener el próximo Consejo Ciudadano Autonómico, de cara a la implantación en la sociedad la necesidad de un cambio de modelo productivo, abogando por las energías limpias y el consumir de manera responsable respetando el medio ambiente, fomentando en aquellos espacios que dependan del mismo aspectos que lleven a este fin, fomentando el reducir y reutilizar y como último fin el reciclar o el bajo consumo en los locales de Podemos en la Comunidad de Madrid. Además de fomentar el debate en este aspecto y la formación, impulsando en la medida de lo posible políticas encaminadas a esta finalidad. También consideramos que se deben impulsar políticas de fomento de la natalidad en el sentido de garantizar que sea un derecho ejercido con el máximo apoyo de las diferentes administraciones.

viernes, 23 de septiembre de 2016

ÍÑIGO: UN GIGANTE

Ayer no tuve oportunidad de escuchar a Íñigo Errejon en su ponencia de apertura de la II Universidad de Verano de Podemos. Hoy sí he podido y ha sido mejor, con más calma, desde la tranquilidad de mi hogar, deleitándome con sus palabras, con sus tonos, con sus silencios. Los oídos atentos a un alubión de ideas de grandísima profundidad transmitidas con verbo sencillo y muy entendible para legos como yo.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que es la mejor propuesta política que he escuchado en mi vida... ¡y mira que he escuchado propuestas!

Su sencillez desborda todos los márgenes de mi pensamiento moldeado durante años por una situación que creía inamovible. No solo se trata del arriba abajo, como nuevo eje de confrontación social, económica, cultural y política, sino que sitúa en el centro del debate la necesidad, la imperiosa necesidad de construir pueblo para que los plebeyos seamos hegemónicos, aunando las diferencias que nos otorgan perfiles complementarios y engrandecen los márgenes.

Es un concepto que rompe brutalmente con lo conocido y cotidiano. Que nos abre nuevos horizontes de trabajo diario, ilusionante. Abordar el mestizaje de las ideas con el pensamiento libre de prejuicios es y será un ejercicio de enorme magnitud, que nos obligará a iniciar nuestra propia reconversión.

He de confesar que he quedado impresionado. Que un hombre tan jóven sea capaz de articular un pensamiento tan complejo y a la vez tan sencillo es apabullante.

Reconozco que soy más bien iconoclasta y alérgico a otorgar "loor al líder". Pero sin dejar de serlo, Íñigo Errejón me parece una de las mentes más brillantes de nuestro circo político, tanto es así que ya se ha salido de la pista y campa por las calles y plazas adyacentes construyendo pueblo día a día.

Si todavía no lo has escuchado, te dejo el enlace. Merece la pena dedicar unos minutos. No serán en vano.

https://youtu.be/DVrhy1Tpz94

jueves, 22 de septiembre de 2016

DESDE LOS CUARTELES DE INVIERNO

No es mi intención ser pesado pero, a cada día que pasa, me reafirmo en la idea de que o somos capaces de transgredir nuestras propias fronteras mentales, políticas y relacionales o nos comemos un colín... y con nosotros el pueblo llano, al que pertenecemos, al que nos dirigimos y al que, inexorablemente, volveremos y nos volveremos a fallar estrepitosamente.

Son ya muchos años de ver, una y otra vez, como los verbos encendidos de la izquierda,  gritando grandes verdades, eran y son fagocitados por el establishment sin ningún pudor o congoja.

Son ya muchos años de ver como nuestros más aguerridos próceres de puño en alto se quedaban, una y otra vez, en la esquina de la plaza, arrinconaditos pero felices con su cantinela autocomplaciente, sus banderas rojas, rojas, al viento, mientras la vida corriente y moliente pasaba mirándoles (mirándonos) de reojo.

También son muchos años de ver a los muchachotes de la rosa y el puño jugando al despiste, como magníficos trileros de la palabra y de la idea, abanicando conceptos socialdemócratas mientras ganaban al monopoly de la vida, haciéndose los gestores imprescindibles de las ganancias no visibles.

Sinceramente, ya me cansé hace tiempo de tanta parafernalia para no llegar a ningún lado.

Y me retiré a mis cuarteles de invierno a lamer heridas invisibles, dejar pasar la vida de la mejor forma posible, dedicarme a mis pequeñas cosas cotidianas, a cultivar el huerto de mis amores (mi esposa, mis hijos, algunos amigos) y poco más.

Y en esto llegó el 15M, que me pilló a traspiés, he de reconocerlo. Lo seguí a través de mi hija pequeña, campista desde el primer día en Sol. Lo seguí por los medios de comunicación y alguna visita turística a los concentrados. Me pareció glorioso, espectacular, energizante... pero demasiado avanzado para mis esquemas político/mentales.

Todavía no estaba preparado para entender la profunda ruptura que estaba significando con lo establecido. Tardé algún tiempo en asimilar todo aquello, ese bullicio en las calles y plazas, esa explosión de política por las esquinas, tantísima gente joven que pensábamos, yo pensaba, equivocadamente, que era pasota de la realidad.

Poco a poco se fue asentando el polvo levantado en las plazas y calles, empezaron a surgir voceros, desde todos los puntos cardinales, demandando, en bastantes ocasiones con mucha mala follá y socarronería, que la representación de la ciudadanía era otra cosa, que si tenían agallas se presentaran a las elecciones, que si tal y pascual.... todo con un rictus de cierto pavor en sus rostros, no fuera a ser que efectivamente esos jóvenes airados les hicieran caso y montaran la marimorena en el tablero institucional.

Y en eso llegó Podemos. Y se jodió la cantinela. Elecciones Europeas. Discurso rupturista. Arriba y Abajo. Propuestas para las mayorías. Sin pedrigrí político previo. Sin carné en la boca. Sin símbolos ajados. Y ahí sí me apunté al lío. Porque todo era nuevo y a la vez lógico. Porque todo parecía factible y la ruptura con la inercia posible.

Ahora es el momento de volver a repensarnos, desde la experiencia, desde lo conquistado, que no es poco. Volver a ser sin dejar de ser. Y ser más, muchos más. Todos y todas que faltan. Toda esa buena gente que todavía nos contempla como si portáramos las banderas ajadas en la esquina de la plaza, orgullosos pero solitarios. Ya no es así, ya no puede seguir siendo así y hay que convencerles y convencernos del cambio radical que supone dejar la bandera ajada y recuperar la sonrisa, en el camino de la felicidad reivindicada.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

PODEMOS MADRID, ¿UNA REPETICIÓN EN LA MOVIOLA DE LA HISTORIA?

Fue hace más de 35 años, todavía peinaba yo melena leonada y miraba a través de mis gafas de pasta de intelectual demodé, cuando el Partido Comunista de España se hizo el mayor harakiri político que yo haya conocido. Fue en su X Congreso, a finales de julio de 1981. Aquél en el que Santiago Carrillo fue reelegido Secretario General pasando a cuchillo a una parte, no desdeñable, del llamado eurocomunismo, tronco central del PCE en aquellas épocas. Laminó a parte los denominados "renovadores" en la estrategia, por otra parte exitosa, de arrinconar a los "estalinistas" del momento, añorantes del PCUS y de la gran madre URSS.

Posteriormente los resultados de este X Congreso se concretaron en la salida de importantes cuadros políticos del seno del PCE, imposibilitados por encontrar acomodo en un partido de discurso aperturista, seguidor de los postulados del PCI (Partido Comunista Italiano), pero de estructura interna leninista, haciendo del "centralismo democrático" un mazo que golpeaba con saña a toda postura disidente, aún dentro del mismo discurso eurocomunista.

En aquellos tiempos, los jóvenes alineados con las posturas "renovadoras" dentro del eje eurocomunista éramos bastante irreverentes, tanto con nuestros mayores como con los discursos y los símbolos más sagrados del partido. ¡Éramos jóvenes y estábamos locos!

Tanto es así que nos inventamos unos apodos para definir las distintas corrientes que subyacían en el seno de la organización. Es verdad que no a todo el mundo le hizo gracia estos apodos, pero la verdad es que nos lo pasábamos muy bien uniendo chascarrillo y discusión política de altos vuelos.

Utilizamos tres denominaciones para los tres grupos más compactos:

Tocinillos para el grupo renovador dentro del eje eurocomunista, los jóvenes irreverentes y otra mucha gente algo más seria.
Asturcones para el grupo "oficialista" dentro del eje eurocomunista, liderado por el propio Carrillo, los del sí pero no (sí al discurso y no a la organización abierta que propugna el discurso)
Zorrocotrocos para el grupo más nostálgico y estalinista, los que defendían las esencias del comunismo clásico de la Unión Soviética y su PCUS, los de las banderas ondeantes.

Y diréis que a qué cuento viene esta batallita del abuelo. Pues sencillamente a que creo que, después de más de 35 años, no hemos avanzado demasiado.

A día de hoy, en el seno de Podemos, al menos en Madrid, se abre una discusión sobre qué somos y qué queremos ser de mayores que me recuerda sobremanera a aquella de antaño.

También hoy se divide su espacio en tres realidades que lo disputan:

De una parte los que defienden la transversalidad (que conste que yo me encuadro en esta línea de pensamiento y por lo tanto este texto no es objetivo, ni falta que hace), la conquista de mayorías mediante la participación social y el convencimiento ciudadano, la construcción de un sujeto ciudadano que aún no existe. Que se utiliza el discurso amable, la sonrisa, la llamada a la felicidad y al entendimiento como elementos diferenciadores de otros actores políticos. Que desde un punto de vista interno postulan sistemas organizativos abiertos, descentralizados, trasladando la responsabiliad política y la toma de decisiones a múltiples ámbitos, haciendo protagonistas de la acción política a las gentes en sus entornos más inmediatos... Estos, como digo, muy bien podrían heredar el término "Tocinillos" y forman, o formaron, parte de aquel eje central denominado "Claro que Podemos" capitaneado por Iglesias, Errejón, Bescansa, Monedero, Alegre, Mayoral, Espinar y otra mucha gente, ganador por goleada de la primera Asamblea Ciudadana en Vista Alegre.


Por otra parte se presentan los adalides de la ortodoxia discursiva, del ganar el cielo por asalto, del dar miedo a los poderosos, del rock duro como convencimiento político. Mantener los parámetros del discurso oficial pero cambiando el eje primigenio del abajo y arriba por el más clásico y manido de izquierda y derecha, del venimos a escuchar y (en la práctica) ya veremos que hacemos con lo que escuchamos. Esta línea de pensamiento, a mi modo de ver, se hace merecedora del apodo "Asturcones".

Y finalmente nos encontramos con el tarro de las esencias de la izquierda más izquierda representada por las gentes que provienen de Izquierda Anticapitalista (ya su título dice mucho) y militantes de algunos movimientos sociales autoconvencidos de ser punta de lanza de la revolución pendiente. Este colectivo, añorante del efecto estético del 15M, considera que la solución pasa por re-tomar las plazas (no está claro para qué ni por cuanto tiempo), apelando a una "horizontalidad" en la toma de decisiones que cuando han tenido posibilidad de gestionar órganos de dirección política o espacios de participación (léase Consejos Ciudadanos o incluso Círculos), se la han pasado por el forro con gran solemnidad. Para mí no hay duda que esta nueva línea de pensamiento se gana a pulso la donominación de "Zorrocotrocos".

Y ya, para finalizar, solo decir que todo esto es una apreciación adsolutamente personal, no está consensuada salvo con la única neurona estable que me queda y no debiera tenérseme mucho en cuenta habida cuenta de mi edad y mi estilo de vida.

martes, 20 de septiembre de 2016

LA CUADRATURA DEL CÍRCULO

Muy en consonancia con mi anterior entrada sobre descentralización en nuestra organización en la Comuniad de Madrid, se ha publicado el informe solicitado por la Secretaría de Organización Estatal sobre la actividad de los círculos para su puesta al día y activación de los mismos, relativo a los 6 círculos de Móstoles.

Es muy interesante su lectura puesto que pone negro sobre blanco los logros que se consiguen cuando se hacen apuestas audaces en el campo de la organización interna, cuando se apuesta por la capacidad de los compañeros y compañeras de autoorganizarse, de autodirigirse, de implicarse con su territorio y los actores del mismo (entidades ciudadanas, juntas de distrito, etc.), también el coordinarse con los compañeros y compañeras de los otros círculos territoriales para realizar actividades conjuntas, campañas de importante calado social y ciudadano.

Podemos Móstoles, con su apuesta, arriesgada, incomprendida y muy criticada en sus inicios, está poniendo de manifiesto que, sin conseguir la cuadratura del círculo, va en el buen camino. No solo no se han producido salidas importantes de compañeros y compañeras (alguna ha habido qué duda cabe), sino que se ha conseguido la incorporación de mucha gente que antes no estaba en disposición de hacerlo.

Solo hay que recordar los datos, cuando Podemos Móstoles era un solo círculo, en el mejor de los casos se llegaba a una participación en sus asambleas de 100 personas, con un núcleo de personas activas no superior a 40/50. Hoy en día, cuando se producen las asambleas de círculos o, lo que denominamos, Plenario de Círculos, superamos con creces aquella cantidad. Pero lo más importante es que el núcleo de personas implicadas en el día a día de la organización ha dado un salto cualitativo y cuantitativo importante, contando con no menos de 200 personas activas en la actualidad.

Imagino que algo habrá tenido que ver el sistema organizativo con el que nos dotamos, pues es la única diferencia visible respecto a otras poblaciones que han seguido con el sistema de círculo único y manifiestan una pérdida importante de efectivos en sus filas.

Ahora que estamos en pleno debate en Madrid sobre quienes somos y qué queremos, puede tener interés tomarse unos minutos y hechar una ojeada a este informe. Quizás nos pueda ayudar constatar experiencias que caminan por sendas no trilladas, abriendo la imaginación y no cerrando puertas.

Os dejo pues el enlace para poder visionar dicho informe.

https://www.dropbox.com/s/rhthskaqncbwr5x/Informe%20Activaci%C3%B3n%20de%20C%C3%ADrculos%20-%20M%C3%93STOLES.pdf?dl=0

lunes, 19 de septiembre de 2016

IDEAS SOBRE DESCENTRALIZACIÓN POLÍTICO/ORGANIZATIVA EN LA CAM

Tras la Asamblea Ciudadana de Vista Alegre, donde se aprobaron los documentos eje de nuestra acción política y formulación organizativa, se procedió a la cascada de elecciones en los estamentos inferiores, comenzando por los municipios para finalizar por las Comunidades Autónomas.

A mi modo de ver este procedimiento, debido a las necesidades electorales del momento, nos privó de realizar un debate en profundidad sobre la implantación territorial de nuestra organización y sus complejas relaciones.

Ahora, una vez transcurridos dos años, estamos en condiciones de abordar este debate con conocimientos empíricos de lo que nos ha supuesto la organización territorial actual, así como el reparto de papeles en la acción política cotidiana entre los dos órganos fundamentales de nuestra estructura partidaria: los círculos y los Consejos Ciudadanos, ya sean municipales o Autonómico.

Según decidimos en nuestros documentos de cabecera, los círculos se contemplan como el ámbito de participación y conexión con la ciudadanía, ya que no es necesario pertenecer a Podemos para poder participar en su seno, en plano de igualdad, con las personas adscritas a nuestra organización. Es un gran descubrimiento si se gestiona debidamente y responde a su fin primordial. Lo que no siempre ocurre.

De otra parte se establecen unos órganos de índole ejecutiva denominados Consejos Ciudadanos de ámbito municipal, Autonómico y Estatal. Estos órganos son elegidos por todas las personas adscritas a Podemos en el territorio correspondiente (Asamblea Ciudadana) mediante el sistema de primarias y voto personal e intransferible. Esto supone que dichos órganos son los depositarios de la legalidad democrática y jurídica de nuestra organización a diferencia de los Círculos, en los que no se producen elecciones de órganos ejecutivos en su seno.

Sin embargo las competencias entre ambos estamentos de nuestro ordenamiento interno no quedan demasiado claras en los documentos que establecen y definen nuestras reglas de juego. A veces se solapan e, incluso, se contradicen.

Es un problema que habrá que resolver en el marco de la II Asamblea Ciudadana Estatal, no durante el proceso de nuestra Asamblea de la Comunidad de Madrid. Solo se referencia este hecho para que sea tenido en cuenta a la hora de definir nuestro ordenamiento territorial autonómico.

Pasando ya a propuestas concretas, parto de la base de las definiciones, sucintas, antes indicadas de los diferentes órganos: Círculos y Consejos Ciudadanos.

Pues bien, si queremos que Podemos se configure como esa herramienta en manos de la ciudadanía para su empoderamiento y el cambio radical de nuestras condiciones de vida, tendremos que acordar que es imprescindible que los círculos sean, efectivamente, el espacio más dinámico y flexible posible donde las gentes, independientemente de su color político, procedencia, dinámicas y otros factores, encuentren un lugar amable donde relacionarse y hacer política cotidiana. Si convenimos que esto debe ser así en contraposición del peligro real de que se conviertan en espacios estrechos solo amables con una militancia incombustible de corte antiguo, ansiosa por reafirmar permanentemente sus esencias pero expulsando a la gente corriente, decidida a participar pero no a morir en el intento, llegaremos a la conclusión de que debe haber círculos por todos los rincones de nuestro territorio para facilitar el encaje sencillo de las gentes en los entramados, a veces difíciles, de la política. Pero además deben cumplir también un papel fundamental de argamasa social, de cemento que una a esa ciudadanía dispersa pero dispuesta a salir de sus espacios de confort e implicarse en el día a día de sus comunidades.

Asímismo debemos dotarnos de estructuras de índole comarcal, ya que una comunidad con más de 6 millones de habitantes difícilmente se puede gestionar con un solo órganos ejecutivo (Consejo Ciudadano Autonómico), como ya se ha evidenciado durante este tiempo. A mi modo de ver estas estructuras no deben ser meros espacios de coordinación entre municipios, sino que tienen que tener funciones ejecutivas y de responsabilidad política sobre el territorio que actúen. Por lo tanto deben ser elegidas de igual modo que todos los Consejos Ciudadanos, mediante voto individual e intransferible por todas las personas adscritas a nuestra organización en ese territorio.

De igual modo parede adsurdo que una ciudad como Madrid solo cuente con un Consejo Ciudadano de ámbito capitalino, careciendo sus distritos (todos ellos con mayor población que la segunda población de la Comunidad, Móstoles) de órganos similares, limitándose a un círculo por distrito, siendo imposible, lógicamente, que pueda estar presente en el territorio de una forma eficaz.
 

Dicho todo esto, mi propuesta es la siguiente:

  1. Consejo Ciudadano Autonómico configurado en base a dos ejes: Funciones ejecutivas (Secretarías) y funciones representativas y de coordinación territorial
  2. Consejos Ciudadanos Comarcales previa definición de las zonas más acordes en función de sus similitudes: cercanía geográfica, nivel similar poblacional, problemáticas afines, etc.
  3. Consejos Ciudadanos Municipales de las localidades de la Comunidad excepto Madrid Capital
  4. Consejo Ciudadano Madrid Capital
  5. Consejos Ciudadanos Distritales de Madrid Capital


Estos Consejos tendrían, entre otras labores, el encargo de descentralizar la organización de su ámbito de competencia, fundamentalmente los Consejos Distritales de Madrid Capital y los Consejos Municipales de ciudades de más de 30000 habitantes, mediante el fomento y creación de Círculos Barriales. Este proceso debería estar finalizado en un plazo no superior a dos años.

Para llevar a buen puerto esta labor, los Consejos Ciudadanos deberían contar con competencias y medios económicos suficientes, tener acceso al censo de personas inscritas en su territorio para poder trabajar con cada una de ellas de forma directa y asumir sus responsabilidades políticas y organizativas sin escudarse en la competencia con los círculos.